Ganador del Reto «Welcome back»: Y corro, corro, corro por Aelilim

¡Tantas noticias nuevas! Tanta información, fotos, una canción, un vídeo y la promesa de que la avalancha de información no se detendrá. Después de 4/5 años de hiatus, la banda ha regresado con fuerza, por tal motivo se organizó el siguiente reto:


Tuvimos cinco talentosas participantes y esta es la historia que resultó ganadora.

Y corro, corro, corro


Categoría: Slash
Género: Drama, Songfic
Pairing: Implicación de Tom/Bill pasado.

(Y corro, corro, corro
Solo corro, corro, corro)

Georg siente genuina incomodidad al leer escuchar la versión final de Run, Run, Run.
—¿No es demasiado personal? —le pregunta a Gustav mientras los gemelos están concentrados en otra de sus estúpidas e intranscendentales peleas.
Gustav bufa ruidosamente.
Georg se siente muy estúpido.

(Y tú esperaste en la lluvia
por las lágrimas que mi corazón ha enjaulado)

—In die nacht —declara Gustav, porque así de ridículo quiere que se sienta. Y porque está de buen de humor añade—: ¿Alguna campana resuena en esa dura cabeza tuya?
—Mergh —gruñe Georg.
La sensación de incomodidad no se evapora aun cuando está al lado de Gustav presenciando la grabación del vídeo de Run, Run, Run. Gianluca le indica tal cosa a Bill y otra a Tom.
El piano es lento, la voz de Bill es suave e ingresa al corazón como una estaca llena de sentimientos.
Son largos los años de amistad. Solo por eso Georg puede adivinar que tras la concentración casi obsesiva de Tom en el piano, mientras las cámaras siguen grabando, indica que sí, precisamente Run, Run, Run cuenta más de lo que debería.

(Diciéndole a todos tus amigos
que este amor solo está hecho para sangrar)

(Y nosotros caemos a través el destino
pero nos levantamos y crecemos de nuevo)

Cuando ya es demasiado, Georg le murmura a Gustav que irá a tomarse un descanso.
—Como si estuvieses haciendo algo más que ver —dice Gustav sarcástico, pero su tono de voz guarda cierta comprensión.
Georg sonríe porque Gustav es así de maravilloso.
Sale sin que nadie le detenga, saluda a Pumba que está merodeando por las instalaciones y saca su encendedor de la chaqueta. Apenas enciende su cigarrillo, la nicotina entra a sus pulmones como salvia milagrosa, calmándole.
Aquella no fue su historia de amor, pero la vivió tan cercana desde los inicios de los tours por toda Europa que se siente como un asunto casi personal.

(Nuestra ansia por desvanecernos
nos ata a la condena)

Gustav va eventualmente a buscarlo, hablan del vuelo de regreso a casa que tienen reservado para unos días y luego el silencio cae. La gira empezará, los conciertos, la adrenalina. Georg, en el fondo, no sabe si está preparado para eso.
—Veo muy bien a Tom y a Bill —comenta Gustav resuelto.
—Yo también —contesta Georg, ofreciéndole lo que le queda de su cigarro al baterista.
—Sabes que no fumo —niega, arrugando la nariz y haciéndole reír.
De vuelta al estudio, ven a Gianluca hablando con Bill. Están evaluando unas tomas y si bien Tom está cerca, listo a saltar para dar su opinión, lo cierto es que luce como si estuviese en otro planeta.

(Y corro, corro, corro
Solo corro, corro, corro)

—Respira —dice Gustav, su voz tan ajena como si estuviese dándole la hora.
—¿A qué te refieres? —Georg no lo aceptará así de fácil.
Las risotadas tan diferentes pero igual de contagiosas de los gemelos invaden la estancia, ninguno de los dos sabe cuál es el chiste; lo seguro es que Gianluca tampoco esté enterado. Así son ellos, con su humor “Kaulitzcesco”.
Al pensarlo, Georg hace una mueca que deforma sus facciones.
—Me refiero a ellos —responde Gustav  al cabo de unos instantes, cuando las risas se han agotado—. Su final no significa el final para nosotros —añade con delicadeza.
—Pero…
La mano cálida de Gustav en su brazo, cálida, reconfortadora, le hace enmudecer.

(Aleja tus ojos
no queda nada que sanar)

Los gemelos se rompieron como unidad en algún momento que no pudieron presenciar por estar una masa oceánica lejos, sin embargo, tal vez Gustav tenga razón. Eso no significa el final.
Y si lo es…
Si lo es no queda más que disfrutar de los últimos momentos que quedan.

2 comentarios:

  1. ¡Esto fue más que perfecto! Hace tiempo que no leo fics nuevos del fandom, apenas los que sigo hace tiempo y se actualizan cada semanas, pero fue lindo volver a empezar con una lectura tan hermosa y que tienes sus toques nostálgicos como esta. ¡Felicidades, Aelilim! ♡

  1. julie kaulitz dijo...:

    Excelente !! ! me encanto !!! felicitaciones Aelilim !!!

Publicar un comentario

 
Autores de Tokio Hotel Fics © 2010 | Designed by Trucks, in collaboration with MW3, Broadway Tickets, and Distubed Tour